13 ene. 2012

Dongwoo le compra leche a Dongho

Me fascina All K-Pop. ¿Cómo se las apañan para actualizar la web más de 20 veces al día? Pues publicando inefables noticias como la que sigue: Dongwoo, miembro de Infinite, y al que cariñosamente apodamos Satán en la redacción de Obviamente k-Pop por su inquetante aspecto diablesco, le compró un vaso de leche a Dongho, de U-Kiss, al que cariñosamente llamamos aquí Monito amaestrado, por su aspecto de entrañable bebé chimpancé.
El magno evento tuvo lugar durante la grabación del Gayo Daejaejun de la MBC, que se emitió el 31 de diciembre de 2011. El vaso de leche costó 200 wones, que vienen a ser unos 15 céntimos de euro. Nos abstendremos de hacer chistes malos como "Dongho se bebió la leche de Dongwoo" pero no me digáis que todo este asunto no tiene algo de mefistofélico. Mente limpia. Mente limpia.

12 ene. 2012

Los idols vuelven loco al ejército coreano

El otro día, reviso la portada de Menéame, como hago a menudo y me llevo una sorpresa mayúscula cuando me encuentro en ella a ¡las SNSD! El motivo: un fragmento de un programa en el que el grupo de chicas favorito de Asia iba a visitar a un destacamento del ejército surcoreano con motivo de las fiestas navideñas. Ya sabéis (y si no lo sabéis, os lo cuento), que el ejército de Corea está compuesto por tooodos los jóvenes hombres del país, que deben realizar un servicio militar de 2 largos años. Y, claro, en ese periodo, muchas mujeres no se ven. Y menos como éstas. El vídeo de marras lleva más de 2 millones de visitas:




Aunque hay otros idols que han visitado al ejército coreano, por ejemplo, Taecyeon y Jo Kwon. Toda la situación me parece de un homoerotismo escandaloso para la moral coreana, pero quizás ellos no lo vean desde esa perspectiva:




Y la inefable IU, que sólo tiene 18 años, primero vestida de animadora y luego arrastrándose por el suelo a ritmo del 'Good girl Bad girl' de Miss A. Un poco pedófilo todo:



Vamos, que los soldados se ponen brutísimos con los idols. Si me vienen a visitar las Sistar, hasta me pienso el apearme de mi pacifismo.